Diezminutos.es
TV
Buscador
Buscador

Cayetana Guillén Cuervo, entre la televisión y el teatro

"Soy una mujer pluriempleada"

Un relajado café con la actriz y presentadora.

Maribel Escalona / Foto: Fernando Roi
Imprimir

Cayetana Guillén Cuervo

Cayetana Guillén Cuervo debutó en la serie 'Segunda enseñanza', de TVE, a los 15 años, y desde entonces compagina cine, teatro y tele (ahora en 'Atención obras') con artículos de prensa. De sus películas, destacan 'Historias del Kronen', de Armendáriz; 'Hazlo por mí', de Fernández Santos; 'El abuelo', de Garci, y la oscarizada 'Todo sobre mi madre', de Almodóvar. La última ha sido 'Una pistola en cada mano', de Cesc Gay. Su experiencia teatral también es amplia. Le viene de familia. Tras estrenar en el teatro Valle-Inclán de Madrid 'El malentendido', con motivo del centenario de Albert Camus, ha empezado una gira por el país y del jueves 2 al domingo 5 representa la obra en el teatro Lope de Vega de Sevilla. Está casada con el fotógrafo Omar Ayyashi Ramiro, de origen palestino, padre de su hijo Leo.

La obra ha sido un éxito en Madrid.
Sí, sí… Desde el quinto día se colgó el cartel de ‘Todo vendido’. 
Y no lo digo por soberbia, sino con emoción porque era un proyecto muy importante para mí y es un orgullo poder decir que hemos arrasado.

Fernando Guillén y Gemma Cuervo, tus padres, representaron 'El malentendido' en Barcelona, en 1969.
Sí. Fue el primer montaje con su propia compañía. Estrenaron a Camus, Sartre y a otros muchos autores prohibidos por Franco. La generación de actores de mis padres aportó gran valor a la cultura, cuando la dictadura dejaba sin oxígeno cualquier movimiento.

¿Ha sido como un homenaje a tu padre?
En realidad, sí. Mi madre estaba embarazada de mí cuando la estudiaba y ponerla de nuevo en pie fue idea de mi padre. Yo me lancé a comprar los derechos e hice todas las gestiones de su mano. Pero, qué pena, no llegó al estreno. Es como decir: “¡Tenías razón, papá!”

¿Le echas de menos?
Tengo sensaciones raras. Por ejemplo, he descubierto que hablar de duelo no es estar todo el 
día llorando; se apodera de ti una tristeza crónica con la que vas viviendo y tienes que tirar. Me siento muy satisfecha, y mi madre aún más de cómo tratasteis a mi padre los medios de comunicación. Fue muy reconfortante.

¿Sigues de gira?
Sigo siendo una mujer pluriempleada. Los montajes teatrales son tan caros, que se necesita una coproducción privada para poderlos mover por todo el país. Yo he participado en esa coproducción.

¿Y lo concilias con la familia?
¡Qué remedio! Preparo y grabo en la tele por la mañana, cuando Leo está en el cole. Luego me dedico a él y vuelvo a los papeles cuando se acuesta. Sí, el teatro me desorganiza un poco la vida familiar.

¿Te has plantado con un hijo?
Va a ser que sí (risas). Tiene 7 años y hace extraescolares de teatro.

¿Por qué estudiaste periodismo cuando parecía inevitable que fueras actriz?
Porque me gusta escribir. Me alegro de haber hecho esa carrera y una licenciatura siempre forma. Pero no te enseña a narrar, para eso es necesaria una formación literaria y oficio, echar horas.

Pero te ha servido en televisión.
Claro, a base de esfuerzo he logrado experiencia y me atrevo con todos los registros que me echen, incluso con el directo. ¡Y hasta con público me siento cómoda!

Triunfaste con 'Amar…' en La 1 y en el teatro, pero se la llevó la crisis.
Hija, ¡esto tendrá que acabar tarde o temprano! Las medidas de austeridad no sirven pero siguen empeñados en la misma receta.

¿Cuál es la tuya para comer como una lima y no engordar?
Genética. Me gusta todo, no soporto los productos light, pero me gusta nadar, hago yoga…

TEST CAFETERO
¿Te gusta el café? Mucho. Por la mañana 
lo tomo con leche y 
solo después de comer.
¿A quién invitarías? Al escritor y poeta 
Marcos Ana. Hace poco he hecho un programa con él y ha tenido una audiencia maravillosa; además, me parece 
muy buena persona.
¿A quién no darías 
ni agua ni café? A quien haya abusado del poder que los ciudadanos le han otorgado democráticamente. 
Primavera, café al solecito… y un deseo. Un poco más de tiempo para estar con mi hijo 
y con mi pareja.

Te puede interesar

Ver más articulos