Diezminutos.es
TV
Buscador
Buscador

La estilista de ‘Cámbiame’, que lucirá un vestido de Alejandro de Miguel, abre su corazón en esta entrevista

El deseo de Cristina Rodríguez para las Campanadas: “En 2016 quiero encontrar el amor”

Soñadora y optimista, la figurinista de 46 años da pistas de cómo será la última noche del año en Telecinco y nos da las claves para ir bien vestido en Nochevieja. ¡Mira aquí también las fotos de cuento de Pelayo Díaz, Natalia Ferviú y Marta Torné!

Marieta Taibo / Fotos: David Vegal
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus

campandas-cambiame
cristina-rodriguez-campandas
pelayo-campanadas
natalia-ferviu-campanadas
marta-torne-campanadas
abre-cristina

Como la bruja del cuento. Así vemos a Cristina Rodríguez junto a sus compañeros de Cámbiame en las fotos promocionales de las Campanadas de Telecinco. Una bruja que alberga muy buenos sentimientos y que, de lanzar algún conjuro, será solo para conseguir el amor.

¡Qué subidón dar las Campanadas!
Cuando nos lo comunicaron fue muy emocionante porque es una oportunidad maravillosa que se presenta una o ninguna vez en la vida. ¡Hace un año habría sido impensable! Ni en mis mejores sueños, y mira que yo sueño, podría imaginarlo. Ahora siento miedo y responsabilidad, porque soy una persona muy metódica y disciplinada y no me gusta dejar nada al azar.

¿Puedes adelantarnos algo del diseño que llevarás esa noche?
Será un vestido que hace especialmente para mí el diseñador español Alejandro de Miguel, realizado con mi criterio. Muy ‘Cristina’.

¿Y el resto de tus compañeros?
Todos vamos a llevar diseños españoles porque tenemos que apoyar la moda que se hace aquí.

¿Quién será el más original?
Creo que los cuatro porque todos tenemos mucha personalidad. Sorprendemos con nuestros looks en el programa, así que en este evento también. Otras veces es más consensuado con los directivos de la cadena, pero aquí nos han dejado mucha libertad. Hemos hecho nuestras ofertas y nos han dicho que sí. ¡Somos unos malcriados! (risas).

¿Os aconsejáis entre vosotros?
Claro, nos escuchamos y nos respetamos mucho a nivel artístico.

¿Para un evento especial te pondrías antes en manos de Pelayo o de Natalia?
Yo creo que de Pelayo. Me gusta más él para mí porque es muy arriesgado, como yo. Yo siempre digo que si me pones algo normal me hundes en la miseria: no estoy nada favorecida con un traje de chaqueta, ni con unos vaqueros y una camisa blanca, algo que suele gustar a los hombres.

Con lo fácil que te emocionas… ¿Te vas a contener en la Puerta del Sol?
No lo sé. Yo soy diseñadora de vestuario y toda mi vida me he dedicado a eso, he estudiado para eso y he hecho mil películas. Pero ya de mayor estudié cinco años interpretación y mi profesora me decía que debía aprender a controlar mis sentimientos porque son como un potro desbocado. Cuando se abre la veda, me cuesta mucho contenerlos; creía que eso era un síntoma de debilidad, pero me he dado cuenta de que soy una tía fuerte y aunque me pasen incidentes no me deprimo. Si me pasa algo malo, me pinto los labios y salgo a la calle.

Dinos tu clave para acertar con el vestuario en Nochevieja.
Sé que es muy tópico, pero yo iría por el ‘mundo brillo’, mezclado con algo cotidiano. Hay que combinar seda, brillos y transparencias con prendas casual, como un mono vaquero y un tacón. Terminaría el año arriesgando en todos los aspectos, al contrario de lo que dicen algunos políticos. Es un año para probar, para equivocarse, para acertar... ¡Basta ya de hacer lo de siempre! ¡Y que todas las chicas se pinten los labios rojos!

Hablando de políticos… ¿Cómo ves su look?
Algunos mejor que otros. Si Pablo Iglesias se pusiera una camisa con corbata y americana, no iría con su discurso; a mí me gustan más los chicos pulcros, con pelo corto, ideal vestido... Pero si llevara un look impoluto no me creería su discurso ni en cien años. Albert Rivera casi nunca lleva corbata, apuesta cosas muy básicas, no está mal. Me gusta cómo viste Pedro Sánchez. Mariano Rajoy, no tengo certeza, pero creo que tiene el pelo teñido. Le quedarían mejor las canas… Y le cambiaría las gafas, necesita un look más progresista porque va muy pasado de moda.

¿Sigues algún ritual para entrar con buen pie en el nuevo año?
No soy supersticiosa, pero sí hago muchas cosas. Siempre llevo algo rojo, pero no solo esa noche sino muchos momentos de mi vida porque es un color energético y me da suerte. Mis compañeros de cine siempre me preguntan si llevo algo de ese tono cuando tenemos una prueba de vestuario difícil.

¿Qué le pedirás a 2016?
Sé lo que quiero pedirle, pero no tengo claro qué ritual hacer para conseguirlo. Siempre he pedido trabajo pero, esta vez, no. Evidentemente quiero que me vaya bien profesionalmente como ahora, pero lo que de verdad me gustaría encontrar el amor en 2016. No se puede tener todo a la vez y supongo que mi vida profesional ha estado por encima de otras cosas, y ahora me gustaría poder compaginarla.

En nuestra web hay muchos seguidores tuyos, y es curioso que preguntan bastante por tu edad.
Tengo 46 años. Llevo genial la edad, quizá porque no fui especialmente feliz de los 20 a los 30, estaba en continua búsqueda. Todo me ha llegado tarde, ¡fíjate que estoy buscando el amor con 46! Peró sé que todo llega. Tengo fe ciega. Me siento bien físicamente, me siento atractiva, ¡me siento sexy!

¿Qué te ha aportado Cámbiame?
Es un programa hecho a mi medida. Solo me ha dado cosas buenas: me ha acercado a la gente, me ha enseñado otras vidas que desconocía, el poder del amor… Por eso este año quiero enamorarme. He visto gente que se ama a pesar de haber engordado 50 kilos, de estar en el paro, de estar enfermos... También me ha dado popularidad, pero en una medida perfecta porque solo me dicen cosas buenas y no es agobiante. La gente es muy cariñosa. He encontrado una familia y me siento muy querida por todos mis compañeros, por ese equipo de 60 personas que se deja la piel. ¡Me siento como en GH VIP! Estoy muy feliz.

¿Tienes más proyectos?
Tengo por estrenar la serie Apaches, la película de Raúl Arévalo Tarde para la ira y también estoy con el rodaje de otro filme que se titula Aparatos. Hay un par de proyectos más en cine de los que no puedo contar mucho. Tengo mucha capacidad de trabajo. El cine es mi profesión, es mi vida y necesito hacerlo porque Cámbiame es maravilloso, pero solo hago un par de cambios a la semana y necesito más. Un artista es como un deportista, tiene que entrenar a diario. Necesito compaginar las dos cosas.

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook

Publicidad

Te puede interesar

Ver más articulos