Diezminutos.es
TV
Buscador
Buscador

Debutará con ‘Pieles’, producida por Álex de la Iglesia

Eduardo Casanova prepara su primera película: “Quiero morirme dirigiendo”

Su devoción por el cine le ha llevado a aparcar su carrera como actor de series, por eso no está en esta temporada de ‘Gym Tony’. Hablamos con este joven creador de sus polémicos cortos, su dura experiencia con la censura en Cuba, su ‘padrino’ de lujo…

Marieta Taibo
Imprimir

Eduardo Casanova prepara su primera película: “Quiero morirme dirigiendo”

Su mente es una fuente inagotable de historias que escribe y luego intenta recrear en imágenes. Hablamos de Eduardo Casanova, cuya pasión por el cine brota en cada una de sus frases plagadas de referencia a las películas y directores que han marcado su vida. Conocido por su trabajo como actor, espera que algún día se le recuerde por estar detrás de la cámara, labor que lleva haciendo durante años dirigiendo cortos donde los colores pastel bañan guiones profundos y cargados de rebeldía. Tras rodar varios –como el polémico Eat My Shit con el que acaba de ganar un premio en el Certamen Audiovisual de Cabra– se prepara para hacer su primer largometraje, Pieles, producido por Álex de la Iglesia, Carolina Bang y Kiko Martínez. Este es uno de los principales motivos por los que ha dejado su última serie, Gym Tony.

Galardón a uno de tus cortometrajes más controvertido. ¡Felicidades!
Gracias. Hace unos meses se lío muchísimo con esta historia; ahora está todo más relajado. Cuando planeé rodar un corto de una mujer que tiene un ojete en la cara, nunca pensé que sería tan revolucionario, ni para bien ni para mal. Al ser una cosa tan políticamente incorrecta y tan poco comercial, creí que pasaría desapercibida, pero luego me he dado cuenta de que la gente no es tan frívola y ve el conflicto de una mujer que está sola a causa de un defecto físico. Es algo muy duro. El corto ha generado sentimientos encontrados de asco y pena, pero también provoca risa. Esa es la magia del cine, capaz de generar todas esas cosas mientras estás sentado frente a una pantalla.

eduardo-casanova-eat-my-shit

¿La provocación es una forma de mandar mensajes de calado?
Sí, estoy absolutamente seguro de eso. Creo que lo que ofende –no de forma maleducada–, lo que provoca que te enfades y que te emociones, hace que el mensaje cale más profundo y que la sociedad evolucione. Algo que no molesta no sirve para mucho, al menos en el arte. En la vida real hay que ofender lo mínimo posible.

En casi todas tus historias haces alegatos hacia lo diferente. ¿Te sientes también distinto como tus personajes?
Yo creo que todos trabajamos con nuestras experiencias a la hora de narrar. Escribir es un proceso durísimo e inconsciente y cuando lo haces no pretendes escribir sobre ti mismo, pero acabas cogiendo herramientas que no sabías que tenías para hacer que la historia evolucione. De ahí sale ese Eduardo que no conozco, aprendo cosas de mí mismo y me curo. En algunos momentos me he considerado muy diferente y en otros no. Lo que sí pretendo es luchar contra lo establecido. Estamos acostumbrados a aceptar una única forma física y hay miles.

Ana Polvorosa se ha convertido en tu musa.
La conozco desde hace mucho tiempo y es como de mi familia. Para mí es la definición de actriz y cuando escribo guiones para ella confía tanto en mí que ni se los lee. Es cómodo trabajar con ella y es una profesional muy entregada.

eduardo-casanova-ana-polvorosa

En todos tus trabajos predomina una estética llena de colores pastel. ¿Cuál es su significado?
La estética es un gran conflicto para mí, porque todo lo estético tiende a ser frívolo y yo voy contra eso. La estética está vacía, pero tengo una lucha interior, mi naturaleza hace que mi obra lo sea. Pretendo utilizarla para que contraste con lo heavy de mis historias. En definitiva, lucho contra ella y me encantaría rebajarla, pero me cuesta mucho.

¿Todo ese atrezzo sale de tu cabeza?
Sí, yo hago todo el diseño de producción: guión, storyboard, dirijo y dibujo los decorados. Luego trabajo con directores de arte y los vuelvo locos buscando lo que les pido.

Entre tus referentes están John Waters, David Lynch, David Cronenberg… ¿Algún español?
¡Claro! Buñuel, Álex de la Iglesia, Pedro Almodóvar… Amo España, me parece un país con una gran cultura y quiero trabajar siempre aquí, pero es frecuente que cuando dices que admiras a alguien se tienda a pensar que copias y eso es peligroso porque hacen que pierdas tu identidad.

eduardo-casanova-director

¿Cómo definirías tu cine?
Cada pieza tiene un universo personal. No sé definirlo bien, pero mi intención es cambiar las cosas; esa es la obligación de cualquier artista. Hay que hacer cosas para que la sociedad piense, evolucione y que se rompa y vuelva a construirse mejor. El cine siempre se ha encargado de eso.

¿Falta riesgo en nuestro cine?
No faltan personas que escriban guiones arriesgados. Lo que sí es necesario es financiación para ese tipo de películas. Hemos pasado por unos años difíciles y eso ha provocado que la gente pida comedias con historias de amor y lo entiendo, pero también deberíamos hacer hueco a esas que nos hagan pensar. A mí son las que más me gustan y las que más necesarias me parecen.

Otra fórmula es el crowdfunding, que tú utilizaste para rodar La hora del baño…
Sí, recurrí a ello cuando me quedé sin trabajo después de Aída, pero yo financié gran parte también. No sé si es un buen método pero cuando tienes la necesidad de dirigir haces lo que sea. Ayer leía en Fotogramas un artículo de Kubrick y él decía que había que rodar aunque tuvieras que pedir dinero a quien fuera. Los productores son los que deben apostar por tus películas y no las personas que las ven. Estas tienen que disfrutarlas y no pagarlas. Al margen de esta iniciativa, siempre he trabajado para pagar mis proyectos y seguiré haciéndolo para oxigenarme. Quiero morirme dirigiendo.

Háblame del tiempo en que viviste en Cuba.
Cuba es un horror, un país durísimo. Estuve estudiando en la Escuela Internacional de Cine, donde te enseñan a escribir muy buenos guiones. Empecé a trabajar dirigiendo un videoclip de un grupo cubano que allí censuraron porque dicen que hay derroche de comida, violencia y sale un travesti. Volví destrozado. Cuando tengo una experiencia dura, la única forma de curarme es escribiendo y dirigiendo y de ahí salió el corto Fidel. ¡No voy a poder entrar a Cuba nunca más! Si por tirar unas sandías al suelo me censuran, imagínate qué pueden hacerme por mostrar a Fidel Castro comiéndose una hamburguesa del Burger King (risas).

fidel-castro-burguer

Pronto comienzas a rodar tu primera película, Pieles…
Sí. La produce Álex de la Iglesia, Carolina Bang y Kiko Martínez. Tengo la suerte de que soy arriesgado y mis productores mucho más. Álex se fijó en Eat My Shit y ese es el gérmen. Narra la historia de gente físicamente diferente que por este motivo no encaja en la sociedad. Las diferencias son fuertes: por ejemplo, Jon Kortajarena interpreta a un personaje que de niño se quemó la cara y ahora es un ser deforme. Intervienen también Ana [Polvorosa] y Macarena Gómez.

También participas en Mi gran noche de la mano de tu 'padrino'.
Sí, hago un papel pequeñito porque soy como de la familia y Álex quería que estuviese. Disfruté mucho de este rodaje que pasará a la historia. Es una pasada de película y será un boom seguro.

eduardo-casanova-gym-tony

¿Qué ha pasado con Gym Tony?
Ahora estoy sumido en la preproducción de la peli y dirigiendo publicidad y por eso no he podido estar en esta temporada, pero espero volver en algún momento. Y si no, seguiré apoyando desde casa porque es un equipo maravilloso.

Creo que no eres nada seriéfilo. ¡Si has crecido en la tele!
No me interesan nada las series, la verdad. En casa del herrero, cuchillo de palo. Creo que solo he seguido Girls y American Horror Story, pero no las he terminado de ver. Soy muy impaciente, incapaz de esperar otra temporada y que me dejen algo abierto… ¡No puedo! Las series no van con mi personalidad, me dan angustia.

Etiquetas: Eduardo Casanova

Te puede interesar

Ver más articulos