Diezminutos.es
TV
Buscador

¡Sorteamos 3 ejemplares de su libro de memorias!

Todas las caras de El Gran Wyoming: su entrevista más sincera

El azote de 
los políticos en 
‘El intermedio’ desde hace 10 años nos cuenta cómo fue su primera vez, qué le supuso entrar al Opus Dei, cómo sobrellevó la enfermedad de su madre, los riesgos de ser un líder de opinión…

Roberto Cabezas / Fotos: Gema Checa
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus

Todas las caras de El Gran Wyoming: su entrevista más sincera

Más sincero que nunca, el presentador acaba de publicar El Gran Wyoming. ¡De rodillas, Monzón!, un relato sobre su infancia y juventud en el que reflexiona sobre la familia, la amistad, el sexo y, cómo no, la política, su arma para conquistar a la audiencia en El intermedio. Teleprograma.tv SORTEA 3 EJEMPLARES DEL LIBRO: pincha aquí para conseguir uno

¡Has contado hasta tu primera vez! ¿Por qué?
Para la gente de mi generación marcaba un antes y un después. Desde que cumplías 10 años, tu vida estaba encaminada a eso, y cuando llegaba ya te sentías realizado como persona (risas).

¿Eres nostálgico?
No. Es un intento de rescatar recuerdos que mi cabeza había borrado. Sobre todo de los sesenta, en los que el mundo de la música era la hostia. La infancia de mis padres, por ejemplo, fue una mierda.

Cuentas la enfermedad de tu madre…
Casi toda su vida tuvo depresión y para un niño pequeño es tremendo porque no entiendes nada.

wyoming-de-pequeno-con-su-madre

Militaste en la OJE, la rama infantil de la Falange.
Y en el Opus Dei, y si he sobrevivido es porque su capacidad de penetrar en mi conciencia fue nula. Si superas eso, te conviertes casi en inmortal (risas). 

¿Qué te hacía feliz?
Pasar todo el día en la calle con mis amigos.

wyoming-hermanos

¿Y ahora?
La música, que me sirve de terapia para los dramas que cuento durante la semana en El intermedio.

¿Por qué no encauzaste tu carrera por ahí?
Porque no tengo talento. Si soy músico es gracias a la fama. Del mismo modo que si quisiera jugar en el Real Madrid, podría hacerlo con los veteranos.

wyoming-de-joven

¿Y qué es lo peor de la popularidad?
Que la gente se haga fotos conmigo; cada mañana me levanto pensando en cuántas me pedirán ese día… En eso, la fama es una tortura. Te estás muriendo, te queda un minuto de vida, ¡y al que quiere hacerse el selfie le da igual! (risas). Eso no forma parte de mi trabajo.  

También te han amenazado en varias ocasiones.  
El ex presidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra, por ejemplo. Nunca he pensado que me vayan a matar, pero es verdad que cuando regreso a mi casa, no soy nadie.  

¿Los espectadores están hartos de política?
No, porque el nivel de delinquir de la clase política tiende al infinito. Quien nota el hartazgo soy yo, que llevo una década contando fechorías y los culpables siguen veraneando en sus yates.

wyoming-tierno

¿Hemos tocado fondo?
Me temo que no. Por eso compensa tanto nuestro trabajo, porque luego me paran por la calle y me dicen que el programa, por lo menos, consuela.

¿Hay alternativa al PP?
Siempre digo lo mismo: si no sabes quién quieres que te gobierne, pero sí quién quieres que no lo haga, entonces vota al que más les joda.

¿A quién te gustaría entrevistar esta temporada?
No soy periodista y sufro cuando me tocan políticos. Otra cosa es que charlara con ellos cenando… Les diría que no me tomen por tonto. Pero en la tele soy el anfitrión y no puedo hacer eso.

gran-wyoming-libro

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook

Publicidad

Te puede interesar

Y además...