Diezminutos.es
TV
Buscador
Buscador

Nos tomamos un café con el aventurero de Cuatro

Jesús Calleja, más sincero que nunca: “Mis parejas son efímeras”

Viajar ocho o nueves meses al año le imposibilita sentar la cabeza, pero no cambiaría su vida por nada. En esta entrevista, Jesús nos revela algunas de sus facetas menos conocidas.

Maribel Escalona / Fotos: Dolores Santillana
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus

Jesús Calleja, más sincero que nunca: “Mis parejas son efímeras”

Jesús Calleja es de los rostros televisivos más populares y reconocidos, pero detrás del aventurero más mediático hay un hombre que no deja de sorprender. A la espera del estreno de las nuevas temporadas de Volando voy y Planeta Calleja, nos tomamos un café con él.

¿Qué es Reconecta, el proyecto del que eres embajador?
Y patrocina Lanjarón. Se trata de llevar la naturaleza a las ciudades y así conseguir que sean mucho más sostenibles.

De pequeño tu padre te leía hazañas de grandes aventureros. ¿Por eso te enamoró la montaña?
Era un apasionado de aventureros como Edmund Hillary, Ernest Shackleton, Roald Amundsen….y me lo contagió. Desde bien pequeño era más partidario de ir a la montaña que de coger un balón.

Cuentas que eras un niño enclenque…
Siempre estaba enfermo; no tenía las defensas desarrolladas. Faltaba a la escuela cada dos por tres porque cuando no cogía paperas, tenía hepatitis. De adolescente me apunté a un gimnasio a hacer pesas y empecé a subir montañas cargado con leña.

¿Pertenecías a alguna asociación en León, tu tierra natal?
Iba por libre. A los 18 fui al Himalaya cuando no iba nadie en España. Mi primer pico fue Island Peak, de seis mil metros.

jesus-calleja-peluquero

¿Cuándo dejas la peluquería familiar para trabajar como guía?
Dejé el negocio familiar progresivamente; al principio estaba dos meses fuera, luego tres, cuatro… Me metí a trabajar de guía para conducir alpinistas por todas las cordilleras del planeta, especialmente en Nepal. Mi familia me apoyó y hemos permanecido muy unidos; yo llamo a mi madre casi todos los días.

Tu relación con Nepal es de mucho amor…
Trabajé allí 16 años como guía y amo sus montañas; tengo buenos amigos sherpas y hablo nepalí. Lo más importante es que allí adopté a un crío hace 27 años, que ya está casado con una leonesa (risas). Era un niño de la calle con tuberculosis, al que le daban dos semanas de vida. Lo traje a España para curarle y acabó siendo mi hijo. ¡Estoy encantado de la vida!

jesus-calleja-nepal

¿Tienes pareja?
Con la vida que llevo, las parejas van y vienen, son efímeras. Es un peaje que paga quien viaja ocho o nueve meses al año. Pero esta vida no la cambiaría por nada; está llena de emociones.

Lo que has ganado como guía lo has invertido en expediciones para descender en rafting el rio Zambeze, convivir con los nativos de Nueva Guinea, aprender a pilotar aviones y helicópteros… ¿No eres ambicioso?
Me gusta quedar con mis amigos para escalar montañas. Tengo una productora en Madrid, que además de mis programas, produce El Xef, Maraton Man, Reinicia…Por eso voy y vengo tres veces a la semana de León a Madrid, pero vuelvo a mi casa a dormir. Necesito estar en mi pueblo, en mi casa, con los amigos y la gente que quiero de toda la vida. No tengo ambición de  amasar dinero. En la tele me va bien y eso genera unos ahorros que me dan tranquilidad si un día quiero largarme.

¿Alguna vez has pensado en desistir?
He sufrido un accidente en moto, con once fracturas en el hombro y la muñeca partida; algunas avalanchas en expediciones al Everest y a los Andes, que estuvieron a punto de sepultarme; sobrevolando el río Amazonas en globo, el gas empezó a agotarse, me estrellé sobre el agua y la cuerda de la cesta se me enredó en el cuello… Pero nunca he pensado en abandonar.

jesus-calleja

Nadas, buceas en aguas infestadas de tiburones, participas en rallys y maratones… ¿Serías capaz de llevar una vida normalita?
Podría cambiar mi vida, pero me gusta mucho lo que hago. Ver el mundo a través de la aventura da una perspectiva diferente del viajero convencional. Las montañas son lugares difíciles de llegar y la gente que vive allí es especial.

¿Te hizo reflexionar la muerte repentina de tu hermano Julián?
Yo era así cuando vino la muerte de mi hermano, por un maldito cáncer. Me hizo reafirmarme en que debía llevar la vida que llevo, porque es la que me permite vivir cada minuto con intensidad. No soporto estar enganchado a una rutina.

De los famosos a los que te llevas por ahí, ¿cuál es el que más te ha sorprendido?
Todos porque conocía solo sus estereotipos como personajes, no como personas. Hemos convivido muchos días juntos, en lugares lejanos y en situaciones difíciles; con algunos he forjado una amistad que nos ha hecho inseparables. Con Dani Rovira, Clara Lago, David Bisbal, Álex González… quedamos para ir de vacaciones, ir a la montaña o simplemente para vernos. Se vienen a León, a mi casa y con mis amigos de toda la vida.

jesus-calleja-dani-rovira

En Volando voy desarrollas tu faceta más didáctica, igual que en tu último libro, Manual del joven aventurero ,y Si no te gusta tu vida, ¡cámbiala!. ¿Te gusta transmitir tus conocimientos?
Es maravilloso contar cosas nuevas de los sitios de toda la vida, con sentido del humor. Acabo de llegar de Japón y he descubierto que es una gente extraordinariamente educada, pero muy aburrida, muy triste. Me gusta ejercer de coach, porque antes era guía y enseñaba a la gente cómo se escalan montañas, lo que necesitas para estar un mes alejado de la civilización. Y me gusta transmitir mis experiencias en una conferencia o un evento; es muy gratificante.

jesus-calleja-pelo

DE UN SORBO
¿Cafetero? Sí, pero me pongo nervioso si bebo mucho. Desayuno un cóctel de zumos que varío cada día y arroz o pasta porque entreno muy fuerte.

¿Te levantas de buen café? Siempre estoy con buen humor.

Un pensamiento antes de dormir. Me quedo frito de inmediato.

¿A quién no le darías ni agua? No soy rencoroso. El tiempo que pasé en el Himalaya me ayudó a conseguirlo.

Si el café te diera súper poderes, ¿Cuál elegirías? Volar. ¡Es lo que más me gusta en la vida!

Recomiéndame un buen libro. El leopardo de las nieves, de Peter Matthiessen.

Un deseo para este otoño. Que estrenemos todos los programas en batería y que os gusten mucho. Así seguiré haciendo más.

Etiquetas: Jesus Calleja

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook

Publicidad

Te puede interesar

Ver más articulos