Diezminutos.es
TV
Buscador
Buscador

Nos tomamos un café con el productor

Jorge Salvador, el (otro) cerebro de ‘El hormiguero’: “Noto los celos de mi mujer cuando hablo con Pablo Motos por teléfono”

¿Cómo se toman las decisiones en el show de Antena 3? ¿Qué le dijo Pablo en la primera reunión? ¿Qué famoso se les resiste? Nos responde a todo en esta entrevista.

Maribel Escalona / Fotos: Carlos López y archivo
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus

Jorge Salvador, el (otro) cerebro de ‘El hormiguero’: “Noto los celos de mi mujer cuando hablo con Pablo Motos por teléfono”

Jorge Salvador comenzó en 1983 como técnico de Antena 3 Radio. Cuatro años más tarde, dio el salto a la televisión con Vídeos de 1ª (TVE), mientras seguía en radio con Arús con Leche y Força Barça. Ha trabajado en programas como Al Ataque, El Chou, La Cara Divertida, La Parodia Nacional, Crónicas Marcianas, Channel nº 4 o Tonterías las justas, antes de formar uno de los equipos más sólidos de la televisión con Pablo Motos en El hormiguero.

¿Qué hacías aupado en una cabina en Crónicas marcianas? ¿Te pones nostálgico con esos recuerdos?
En Crónicas… me divertí mucho y aprendí aún más. Fueron unos años sensacionales en la tele.

¿Es verdad que cuando creasteis El hormiguero, Pablo Motos te dijo: “vamos a hacer historia”?
Fue en la habitación de un hotel donde preparábamos el primer programa. Yo le miré como diciendo: “éste, que acaba de llegar, ¿de qué va?”.

¿Trabajáis en consenso?
Siempre, pero Pablo tiene la última palabra en el programa porque es el que da la cara. Él dice que yo dirijo la empresa 7 y Acción y él me ayuda y él dirige El hormiguero y yo le ayudo. Muchos temas y personajes los consensuamos con todo el equipo, a mano alzada.

¿Sois amigos?
Tanto que noto celos de mi mujer cuando Pablo y yo hablamos por teléfono (risas). Nos reímos tanto que acabamos llorando. Todo el equipo de El hormiguero nos llevamos bien; no podríamos aguantar once años trabajando juntos si no fuera así.

jorge-salvador-pablo-motos

Un programa diario debe estar plagado de anécdotas. Cuéntame la más brillante.
La primera salida que hicimos a Londres, con Will Smith. Fue una aventura: desde el camión de catorce metros que trasladamos con decorados, equipos técnicos, mesas de sonido, experimentos, vestuario… hasta el público, todo español. Acabamos emocionados, con lágrimas en los ojos.

¿Cuál es el secreto para que la mayoría de famosos quieran volver a salir?
Intentar hacer la mejor promoción de la película, del disco o el libro que van a estrenar. Algunos vienen a Europa y en tres días pasan por Londres, París, Madrid, Roma y Moscú, pero nosotros tenemos que ser los mejores para que nos recuerden y vuelvan.

¿Cuál es el que mejor te cae?
Will Smith es la bomba; lo hemos entrevistado cinco veces. Hugh Jackman también es fantástico y no digamos Tom Cruise...

¿Es más difícil que asistan famosos de Hollywood o políticos?
Los que son difíciles son los futbolistas. Es más difícil traer a Messi o a Cristiano que al presidente del Gobierno.

¿Alguno se niega a bailar, a tocar la guitarra, a cantar…?
No. Les preguntamos qué les apetece hacer o les proponemos algo. Y si no quieren hacer nada, pues bien. Lo que pretendemos es que esté cómodo.

jorge-salvador-pilar-rubio

Estados Unidos, China, Portugal, Brasil, Chile, México, otros países de han hecho eco del formato. ¿El hormiguero es exportable?
Es complicado porque no es un concurso con preguntas y técnica determinada. Tienes que formar un equipo y un laboratorio científico con expertos.

¿Qué tal con Nuria Roca en el programa de radio Lo mejor que te puede pasar?
No hacía radio diaria desde el 94 o el 95 y estas colaboraciones me divierten mucho porque hablo de las cosas raras que me pasan en la vida (risas).

Dicen que eres muy trabajador y de trato fácil.
Con los años he aprendido a ser paciente y a resolver problemas día a día. El directo es maravilloso; tienes que hacer el programa y no hay excusas.

Pareces especialmente tímido.
Soy tímido delante de la cámara pero con mi gente no. Eso sí, no sé bailar y me da vergüenza hacerlo. Nunca he pensado en co-presentar el programa o colaborar en alguna sección, aunque alguna vez me ha tocado, pero lo paso mal. Mi sitio está detrás de la cámara.

¿Tus hijos ven el programa?
Tengo dos hijos, Enma de 19 años y Jorge de 16 y claro que lo ven. Nacieron con Crónicas marcianas y han crecido con El hormiguero.

¿Cómo concilias trabajo y familia?
Gracias a la maravillosa mujer que tengo; es un diez. Ha asumido la responsabilidad familiar porque yo abandono los lunes Barcelona para ir a trabajar a Madrid y vuelvo el viernes. Llevamos así once años.

jorge-salvador-sarda

¿Te da tiempo para practicar alguna afición?
Me apasiona pescar y navegar. Mi familia vive entre semana en Barcelona, pero tenemos una casa en Sitges y nos encontramos allí los fines de semana. En agosto, cuando Sitges está lleno de gente, nos vamos a Mahón (Menorca).

También eres viajero y disfrutas leyendo libros de historia.
Me apasiona la historia. ¿Sabías que el puerto de Mahón, además de español ha sido tres veces inglés y una francés? Soy viajero y me gusta la aventura. He estado en Papua Nueva Guinea, India, Indonesia… Hice con Sardá el programa Dutifrí y nos pasamos dos años viajando por todo el mundo. Ahora también viajo mucho con todos los Hormigueros internacionales.

jorge-salvador-el-hormiguero

DE UN SORBO
¿Eres cafetero? No. Prefiero desayunar un zumo de naranja y de vez en cuando, además, un Cacaolat.
¿Te levantas de buen café? Me levanto cuando me llega el mensaje de la audiencia que hemos tenido el día anterior. De eso depende mi humor.
Un pensamiento antes de dormir. Pienso en cómo estará el mar el fin de semana siguiente, a ver si puedo salir a navegar.
¿A quién invitarías a un buen café? A Chicho Ibáñez Serrador. Es un genio.
¿A quién no le darías ni agua? A los políticos de ahora.
Si el café te diera súper poderes, ¿Cuál elegirías? Adivinar el pensamiento de la gente.
Recomiéndame un buen libro para un buen café. La biografía de Blas de Lezo, un almirante del siglo 18 español al que llamaban “medio hombre” porque le faltaba un ojo, un brazo y una pierna. Gracias a él se salvó Cartagena de Indias de una invasión inglesa más grande que la Armada Invencible.
Pide un deseo. Que El hormiguero dure muchos años.

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook

Publicidad

Te puede interesar

Ver más articulos