Diezminutos.es
TV
Buscador

Tras dos años en Rabat (Marruecos)

Érika Reija, nueva corresponsal de TVE en Moscú: “La misión del periodista es ser testigo con sus propios ojos”

Acostumbrada a buscar historias por el mundo, la periodista, que habla cuatro idiomas, casi domina el árabe y pretende aprender ruso, informa desde julio de una de las grandes potencias del mundo.

Alicia Mingo
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus

Érika Reija

Tu primera crónica fue el 4 de julio. ¿Cómo ha sido tu aterrizaje en Moscú?
Pues un poco loco. Porque un día cierras una etapa en Rabat y casi al siguiente empiezas a trabajar en un lugar tan diferente como Moscú. Donde cambian los temas, la mentalidad, el idioma... ¡todo! Exige "resetearse" por completo en muy poco tiempo para estar desde el primer día a pleno rendimiento. Pero así de alocada y también enriquecedora es esta vida de corresponsal.

Segunda corresponsalía y viniendo de Rabat…¿Lo más atractivo de ser ahora corresponsal en Rusia?
Creo que la primera corresponsalía es un poco como el primer amor, que nunca se olvida. Vivir en Rabat ha sido una experiencia que me ha marcado mucho y que nunca voy a olvidar. Pero la vida va trayendo cambios y nuevas oportunidades para seguir creciendo. Rusia es un país con muchísimo peso internacional y la información que sale de aquí tiene gran relevancia. Seguir su día a día será para mí un reto apasionante.

Has podido hablar con el anterior, Luis Pérez ¿Qué te contó, consejos, advertencias…?
Si, afortunadamente Luis y yo hemos podido coincidir unos días tanto en Rabat como en Moscú y aconsejarnos mutuamente. Destacaría su recomendación de estar muy alerta con las "fake news" o noticias falsas que circulan por aquí. Y toda una lista de consejos prácticos para no sucumbir al largo invierno ruso...

erika2

¿Qué te ha sorprendido del país? ¿Ha cambiado tu idea de ellos?
La verdad es que no es un país nuevo para mí porque tuve ocasión de trabajar varias veces aquí como enviada especial en 2014. Fue además un año clave por la anexión rusa de Crimea y el estallido de la guerra en el este de Ucrania, que también me tocó cubrir. Antes ya había estado como turista y visitando a una gran amiga que trabajó cinco años en la televisión rusa. Creo que todo ese conocimiento previo me va a ayudar mucho ahora, en esta etapa como corresponsal.

¿Cómo se ve España desde Rusia?
España es un país que en general gusta mucho al extranjero, por sus gentes, su clima, su gastronomía... Aunque aquí, sigue siendo un porcentaje pequeño de la población el que viaja al exterior.

¿Cuáles son los grandes frentes abiertos de Rusia?
Uf, ¡miles! Su relación con Estados Unidos vuelve a estar al rojo vivo por la supuesta injerencia del Kremlin en las elecciones que hicieron a Trump presidente. Además, Rusia tiene un frente abierto muy importante en la guerra de Siria, donde sostiene militarmente al régimen de Bachar Al Assad. Y continúa igualmente la guerra en el este de Ucrania y su apoyo a los rebeldes pro rusos. En el plano económico habrá que estar muy atentos a cómo evolucionen las sanciones contra Rusia. Y, de cara a 2018, tenemos por delante nada menos que elecciones presidenciales y un mundial de fútbol.

¿De dónde crees viene la amistad entre Putin y Trump? ¿Crees que va a dar mucho juego periodístico?
Creo que son dos líderes que comparten una cierta visión de cómo hacer política y se entienden bien en lo personal. Si se confirmara que el equipo de Trump se coordinó con el Kremlin para llegar a la Casablanca sería un bombazo informativo. Desde aquí, lo niegan todo. Pero dejan entrever su simpatía por Trump y creen también que se ha orquestado una campaña contra él para evitar cualquier acercamiento a Rusia. Un país acostumbrado ya, por otra parte, al papel de malo de la película que se le suele dar desde Occidente.

¿Cuántos y quiénes forman contigo el equipo de la corresponsalía?
En Moscú tengo la suerte de contar con un equipazo íntegramente ruso y con larga experiencia. Lo forman Karina (productora y traductora), Iván (cámara y editor de vídeo), Natasha (encargada de la contabilidad y la administración) y Anatoli (conductor, capaz siempre de encontrar el camino más corto en esta ciudad de tráfico infernal).

Imagino que Putin da mucho trabajo ¿Cómo es el día a día en la corresponsalía?
Varía mucho en función de la actualidad y de las peticiones que lleguen desde Madrid. Si hay noticia, es un no parar, con conexiones para los Telediarios, el Canal 24 Horas y Radio Nacional. En días más tranquilos, te permites buscar reportajes que reflejen otros aspectos de la sociedad o la cultura del país. En estas primeras semanas, he hecho desde un reportaje sobre los ortodoxos rusos, un ballet censurado en el Bolshoi o la mayor feria aeronáutica y aerospacial de Rusia. A la vez, estamos preparando un Informe Semanal sobre los hackers rusos.

erika-1

¿En qué cambia con respecto a tu labor en Marruecos?
Cambia el escenario, cambian los temas, cambian los protagonistas de la información... pero la misión del periodista es siempre la misma en cualquier lugar: ser testigo con tus propios ojos, tener el mayor número posible de fuentes y contar la verdad. O pravda, que dicen por aquí.

¿Qué tal te manejas con el idioma ruso? ¿Has tenido que tomar clases? 
Mis esfuerzos en los últimos años han estado volcados en el árabe, que es un idioma infinitamente complejo. No tenía en mente ponerme también con el ruso hasta que me mandaron a Moscú. Pero una vez aquí no te queda más remedio que aprender algo, aunque solo sea para desenvolverte en tu vida cotidiana. Y de momento lo estoy haciendo de forma autodidacta, por internet. Eso sí, a la hora de trabajar hay que saber lo que nos cuentan con mucha precisión y es imprescindible un buen traductor. Traductora, en mi caso.

¿Lo más complicado de tener que informar desde allí? ¿Burocracia?
Si, la burocracia, al igual que en Rabat ,es muy pesada. También hay desconfianza hacia el periodista extranjero. Y dificultades para encontrar voces críticas que se salgan del discurso oficial.

Con una cartera de tema sobre todo políticos. ¿Añoras estar en primera línea como en tu etapa de enviada especial?
La etapa como enviada especial fue apasionante. Estás en la redacción y de repente estalla la noticia y te mandan a Brasil, Egipto, Libia... Ya sea para cubrir una guerra, una revolución o el increíble rescate de los mineros en Chile. Fueron años muy intensos e irrepetibles, pero creo que la evolución lógica para los que cubrimos internacional es dar el salto a una corresponsalía. Eso te permite especializarte, empaparte de un país o región en concreto, y poder ofrecer a la audiencia una información mucho más sopesada y valiosa cuando pasa algo importante. Luego ya, que a la zona que estás cubriendo le toque vivir un momento histórico, es cuestión de suerte.

¿Tu madre está más tranquila ahora que cuando viajabas por todo el mundo?
Esta profesión no es la mejor para que tu madre esté tranquila, pero sí para que se alegre mucho viéndote hacer lo que más te gusta.

Desde 2004 en TVE has sido enviada especial. ¿El conflicto más peligroso?
Contar en directo la caída de Mubarak y vivir con los egipcios aquel momento de ilusión y esperanza fue algo mágico, un sueño para cualquier periodista, de esos que pasan, con suerte, una vez en la vida. Paradójicamente, la noche de las celebraciones hubo más descontrol que nunca e incluso violaron en grupo a una periodista de Estados Unidos. También yo sufrí un intento de agresión, pero afortunadamente con ayuda de Francisco Magallón (el cámara de TVE que estaba conmigo) y otras personas pude salir ilesa.

erika3

¿A cuál de ellos te gustaría volver?
Volvería a todos. Cuando era más joven buscaba siempre lo nuevo, ir a los países que aún no conocía. Con el tiempo, vas descubriendo el placer de regresar y ver los cambios. Cada viaje, aunque sea al mismo lugar, es una experiencia diferente.

A día de hoy, ¿cuántos idiomas hablas?
Soy una fanática de los idiomas. De las que optó en el instituto por letras puras con latín, griego y literatura gallega. Así que traigo de cuna gallego y español. Estudié y me manejo sin problemas en inglés y francés. Y tampoco me cuesta entender lenguas derivadas del latín como el portugués o el italiano. Al árabe le he dedicado unos 6 años, yendo a clase un par de veces por semana, pero es un idioma tan tan diferente y con tantas variantes que nunca lo llegas a dominar. Ahora, veremos si saco fuerzas para el ruso...

¿Por qué quisiste ser periodista?
Siendo muy pequeña, me conmocionó ver con mi abuela un reportaje sobre orfanatos de China en los que abandonaban cruelmente hasta dejarlas morir a millones de niñas. Eran los tiempos de la política de hijo único y la preferencia de los padres por un varón llegaba hasta semejante aberración. Recuerdo que le pregunté a mi abuela qué habían estudiado los que habían sacado aquello a la luz. Y ella, mujer humilde que poco o nada sabía de esta profesión me dijo: "creo que periodismo". No recordé este episodio hasta mucho tiempo después, ya trabajando en TVE. Pero estoy convencida que fue aquel día cuando la mecha del periodismo prendió en mi subconsciente.

¿Cual dirías que es tu estilo como periodista? ¿Y tu punto fuerte?
Intento simplemente ser lo más didáctica y clara posible. En información internacional y en el Telediario, nos toca explicar realidades complejas en apenas un minuto. Y para mí, lo importante, es que la gente lo entienda, que le acerque lo que está pasando en otros lugares. Si tuviera que elegir una fortaleza o algo que me ha ayudado diría quizás la tenacidad, el no rendirme fácilmente.

¿Cuándo empezaste te veías de corresponsal? ¿O lo tuyo era otro ámbito distinto tipo deportes o tribunales?
No pienso mucho en el futuro ni esperaba nada concreto. Pero la información internacional siempre es lo que más me ha interesado. Lo tenía clarísimo.

erika-4

¿Quiénes son tus referentes?
Admiro a los grandes reporteros clásicos de Televisión Española que la convirtieron en un referente de información internacional y a cualquier periodista en general que se deje la piel en este oficio. Pero creo que no hay que mirar tanto lo que hacen otros ni compararse con nadie, si no tratar de desarrollar y dar lo mejor de uno mismo en cualquier circunstancia.

Si pudieras elegir una corresponsalía tras Moscú. ¿Qué destino te apetecería y por qué?
Creo que para ser un buen corresponsal hay que empaparse bien del país y estar cuanto más tiempo mejor. No pienso en otra cosa ahora mismo.

¿A qué dedicas tu tiempo de ocio en Moscú?
Moscú es una ciudad fascinante e infinita para patear. Y procuro sacar algo de tiempo ahora, porque luego en invierno, con temperaturas de -30, ¡a ver quién sale!

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook

Publicidad

Y además...