Diezminutos.es
TV
Buscador
Buscador

La actriz, además, estrena en el Teatro Lara de Madrid ‘Todo es mentira’

Manuela Velasco se ablanda en la cuarta temporada de ‘Velvet’: “Cristina va a ser buena… ¡hasta que vuelva a ver a Alberto!”

La trama arranca años después con su personaje recuperado tras pasar por un psiquiátrico y haber dado a luz a su primera hija.

Maribel Escalona
Imprimir

Manuela Velasco

Terminó la tercera temporada de Velvet convertida en la villana de la serie de Bambú. Pero Manuela Velasco, que graba los capítulos de la cuarta tanda, asegura que Cristina Otegui ha tenido tiempo para recapacitar y arrepentirse de su comportamiento… ¡al menos de momento!

¿Qué nos puedes adelantar de tus tramas?
Cristina vuelve al cabo de unos años recuperada del psiquiátrico, o eso dice (risas). Ha estado en tratamiento, ha tenido una niña… La muerte de su padre hace que vuelva a las galerías y al frente del negocio. Ahora es buena, con dolor porque es consciente de lo mal que ha actuado cuando ha intentado matar a Ana [Paula Echevarría] dos veces, y tiene ganas de coger las riendas de las galerías y no ser agresiva con nadie.  Pero cuando descubre que Alberto [Miguel Ángel Silvestre] no ha muerto, se le revuelve todo, incluída la locura de amor. Está recuperada pensando que Alberto está lejos, pero a ver qué pasa cuando vuelva a verlo. Ése será otro caballo de batalla para chantajear a Ana.

manuela-velasco-miguel-angel-silvestre

¿Crees que todos tenemos un lado oscuro que no nos atrevemos ni a mirar por miedo a descubrir que en realidad somos así? ¿Juzgas a Cristina?
Es que yo no la juzgo... Pasa una cosa muy curiosa, como seguimos grabando, los compañeros leen mi parte y me escriben: ‘¡Pero cómo puede ser tan terrible todo!’ Yo, a veces me rebelo en plan: esto no, esto no lo hago. Y luego pienso: ‘bueno yo no lo haría, pero Cristina sí’.

Choca que Cristina la pague con Ana cuando en realidad debería culpar a su marido, que es el que le ha engañado…
He llegado a creer que mi personaje hace todo esto para recuperar a Alberto, pero lo que en realidad quiere es destrozarle la vida... Y para destrozársela tiene que conseguir que vuelva a ella. Es maquiavélica. Pero también me pongo en la piel de Cristina y ojo, porque Ana se ha estado acostando con el amor de su vida, con su marido, mientras intimaba con ella, porque al mismo tiempo estaba confeccionando el vestido de novia. Y Cristina estaba llena de amor por Alberto y él sentía algo hermoso por ella… o al menos eso le había hecho creer. Y como al que quiere retener es a él, quiere quitarse de en medio a ella. Al final piensa: ‘muerto el perro, se acabó la rabia’.

Tú en cambio pareces una mujer pacífica, de las que evitan el conflicto…
Al principio me pasé el tiempo pidiéndole perdón a Paula Echevarría (risas), de la que soy muy amiga. Ahora ya lo pasamos tan bien que terminamos las escenas con subidón. Pero en mi vida personal soy demasiado prudente, de las que prefiere retirarse para evitar conflictos. La confrontación me cuesta, y también decir que no o poner los límites; incluso dar un golpe en la mesa aunque sepa que tengo razón. Es una parte que tengo que trabajar en mi interior.

manuela-velasco-1

¿Has coincidido ya con tu tía Concha, a quien también veremos en los nuevos capítulos?
Todavía no. Y creo que vamos a trabajar poco juntas porque nuestras tramas apenas coinciden. Los guionistas han hecho un guiño para que nos crucemos y a mí me hace mucha ilusión.

¿Qué papel ha jugado ella en tu carrera?
Es mi inspiración absoluta desde pequeña. No le gusta dar consejos, pero tampoco lo necesita porque ella es un ejemplo en todo lo que hace. No hay más que ver lo súper trabajadora y seria que es en el trabajo. La pobre me ha tenido que aguantar siempre en los camerinos, desde bien pequeña, siempre pululando por ahí. Estoy convencida de que mi afición al teatro tiene que ver con aquella época que me pasaba días y días entre cajas y viendo la función una y otra vez.

¿Te preocupa más la moda desde que estás en Velvet?
Desde siempre tengo un flechazo con la casa Dior, porque ha sido muy especial para mí. Me vistieron para los Goya, y ese año, 2007, gané a Mejor Actriz Revelación por REC. A partir de ahí, siempre he ido a los Goya vestida de Dior. Me gusta mucho la ropa de la serie, que marca de una forma tan bonita, elegante y sexy. Y me fascinan diseñadores españoles como Juanjo Oliva, Duyos, Ion Fiz...

¿Algún complemento que te guste especialmente?
¡Los bolsos! Me encantan. Pero todos: desde un bolsazo de piel hasta una mochila.

Compaginas la serie con la gira de la función Bajo terapia y Todo es mentira… ¿cómo lo haces?
La verdad es que me fijo mucho en mi tía, aunque ella tiene todavía más energía que yo. Me digo ‘si ella puede hacer todas esas cosas sin quejarse, yo también’. Así que sacrifico días libres, vacaciones y lo que haga falta. Y el poco tiempo que me queda, lo utilizo para dormir y para comer. Ella en cambio, todavía tiene energía para su nieto Samuel, para ir a la peluquería… Igual es genético, no sé.

¿Te has fijado en la película de Álvaro Fernández-Armero a la hora de abordar tu papel?
Soy una fanática de la película, me sabía los diálogos de memoria, incluso mis amigas y yo hablábamos con muchas de sus frases. Cuando empezamos a ensayar utilizaba el mismo soniquete de Penélope Cruz porque lo tenía grabado en mi mente. Pero es que es imposible hacerlo igual; esto es una adaptación para el teatro. Aunque cuando acaba la obra, la gente sale con ganas de amar.

¿Tú sabrías si tu pareja te miente?
Yo me lo creo todo. Ha veces me he mosqueado con amigos porque me dicen cosas absurdas y yo me las creo siempre. No soy de pillar mentiras y tampoco de mentir. Soy actriz, pero en la vida real se me nota cuando miento.

ABRE

¿Aguantarías una mentira?
Sí. No me atrevo a pontificar, pero hasta eso forma parte de dejar de idealizar el amor. Si tienes una relación muy larga te das cuenta que va cambiando. Y solo tú debes decidir si eres capaz de perdonar una mentira o una infidelidad y poder seguir adelante con esa relación. Pero perdonar significa seguir y pasar página de verdad, sin caer en el chantaje.

¿Qué tiene que ocurrir para que pierdas el interés por una pareja?
A mí no me ha pasado. Es más, conforme más conozco a mi chico, el actor Rafa Castejón, con sus virtudes y sus defectos, con su parte bondadosa y su parte oscura, cada vez me interesa más y me hace amarle más. Cada uno debemos asumir nuestro yin y nuestro yan y también el de nuestra pareja.

manuela-velasco-paula-echevarria

Lleváis juntos desde 2002. ¿Te planteas la maternidad?
Siempre he querido ser madre, pero cuando venga, vendrá. Las verdaderas heroínas hoy en día son las madres. Parir, tener hijos, sacarlos adelante y, además, ser capaces de desarrollar una vida profesional a la vez… Paula Echevarría se pasa el día pensando en su hija y todo lo que necesita, que si la tiene que llevar al cole, que si tiene que comprarle esto, que si tiene que hacer lo otro… Y he vivido los dos embarazos de Amaia Salamanca. Ha trabajado hasta los ocho meses y pico sin problemas, con tal naturalidad y felicidad que daban ganas de tener un hijo ya mismo.

Tu chico y tú, ¿habéis trabajado juntos alguna vez?
Sí. Trabajamos en el teatro Lara el año pasado en Locura y genio e hicimos un culebrón en TVE que se llamaba Géminis, venganza de amor.

Te puede interesar

Ver más articulos