Diezminutos.es
TV
Buscador
Buscador

Ha descubierto talentos como Rubén Cortada, Megan Montaner o Laia Costa

Álvaro Haro es el director de casting de ‘Amar es para siempre’: “En un actor busco su naturalidad”

Desde hace más de una década los intérpretes que han pasado por la novela son elección suya.

Alicia Mingo / Gema Checa
Imprimir

Álvaro Haro es el director de casting de ‘Amar es para siempre’: “En un actor busco su naturalidad”

Su trabajo no es fácil. Juega con las ilusiones de los aspirantes a un papel en una de las ficciones más importantes del momento. En plena crisis de la profesión, entrar en Amar es para siempre significa tener un trabajo fijo y Álvaro Haro es una de las piezas que decide para quién es.

¿Cuál fue la primera serie en la que fuiste responsable del reparto?

Flores para Belle, en 2006. Era un especial de Amar en tiempos revueltos que grabó TVE y se emitió en prime time.

¿Hay que tener alguna habilidad especial para tu trabajo?

Lo importante es saber extraer la esencia de los candidatos en poco tiempo. Hay que ser psicólogo para que los actores se sientan a gusto y tranquilos a la hora de hacer la  prueba y, también, hombre de negocios para llegar a acuerdos con los directores, los productores y las cadenas. La decisión final la toman estas últimas.

¿Qué buscas en un actor?

Naturalidad, es lo más importante. Que cuando interprete parezca que no lo hace.

Alvaro-Haro-04
Antes de El secreto de Puente Viejo, Megan Montaner pasó por Amar… “Me enamoró su sencillez. Tenía un monólogo dificilísimo y llegó como si nada. En seguida nos puso los sentimientos a flor de piel a todos”, recuerda De Haro.

¿Y qué exiges en una prueba?

Que traigan el texto perfectamente aprendido y cojan las directrices rápido para ejecutarlas de manera práctica y sólida. Más que nada porque es lo que van a pedirles después.

¿Hay personas con cara de época?

Eso suele decirse, pero no (risas). Hay algunos que encaran con más facilidad los personajes contemporáneos y otros que dominan mejor el lenguaje más antiguo. Estos últimos  suelen ser los de formación teatral.

¿Y expertos en comedia o drama?

Aunque hay que estar preparado para las dos cosas, es cierto que algunos actores tienen su fuerte en uno u otro género. De todas formas, a mí me gusta dar la vuelta a eso e  integrar a un buen cómico en una trama potente.

Alvaro-Haro-01

¿Qué género es más complicado?

Hacer reír. En general, cuesta más entrar en la dinámica de jugar y pasárselo bien en escena. Para formar parte de Amar es para siempre hay que…  Lo realmente fundamental es  ser trabajador. Es una serie diaria muy exigente.

¿Dónde se encuentra el talento?

Procuro ir todas las semanas al teatro donde, afortunadamente, hay cantera. Además, estoy pendiente de lo que se estrena y en contacto con los representantes para ir probando  a gente nueva.

En Amar… compagináis caras nuevas con famosos.

Es uno de los hechos diferenciales de la novela. En El secreto de Puente Viejo o Acacias 38 no es así.

¿Es complicado hacer un casting a  profesionales ya reconocidos?

Sí, algunos se sienten agraviados por tener que pasar una prueba. Intento que se den cuenta de que es una parte de su trabajo.

¿Qué perfiles cuesta más cubrir?

Galanes a partir de los cincuenta años. Hay muy pocos y se los rifan. Tienen trabajo de sobra.

Cuéntanos alguna anécdota.

En el casting de Bandolera una actriz no tenía falda de época y se presentó con una colcha con relleno que se ató a la cintura. No la cogí, pero me hizo gracia y lo hizo francamente bien.

Alvaro-Haro-03

¿De qué producción te hubiera gustado encargarte del elenco?

De Fortunata y Jacinta, una serie fantástica de los ochenta que tuvo un reparto impecable. Soy fan del melodrama y estoy encantado en Amar…, pero ahora me apetecería hacer algo muy loco.

¿Has salido en pantalla?

De policía y de profesor en Amar…, pero porque me lo pidió algún compañero. También en 90-60-90, diario secreto de una adolescente. Estudié interpretación, pero no para  ejercer sino como paso previo a la dirección, que era lo que me llenaba.

¿Qué sientes cuando oyes decir: “Álvaro fue quien me dio mi primera oportunidad”?

Me enorgullece y siento gratitud, aunque sé que su éxito no es mérito mío. Lo de las oportunidades es fruto de la casualidad o de una circunstancia concreta. A los directores de  casting nos gusta ponernos esa medallita porque vende mucho

Te puede interesar

Ver más articulos